Argentina, el reino del revés

Columna de opinión de Federico Sabino.

El gobierno de Axel Kicillof publicó el Decreto reglamentario Nº 4217/91 y las Leyes Nº 14.449, 938 en el boletín oficial. El mismo crea el programa de asistencia crítica y habitacional cuyo objetivo será atender a la población "vulnerable". El programa tendrá como principal medida el otorgamiento de subsidios de 50 mil pesos durante 6 meses para que los beneficiarios solventen distintos gastos para resolver el problema habitacional existente. Se destinarán 54 millones de pesos al programa.


Es decir, el gobierno les estará dando 300 mil pesos a los okupas para que no usurpen más. Pero acá el mensaje es confuso... ¿Se busca desalentar las usurpaciones dando plata para que no usurpen? ¿Esto es en serio?


Para empezar, hay que entender que la usurpación es un delito, ¿que le sigue a esto? ¿Subsidios para no robar quizás?
Por otro lado, ¿el gobierno piensa que con 300 mil pesos, va a tener "resuelta" la cuestión vivienda?
Todos sabemos que cuando hay usurpaciones, hay al menos dos tipos de involucrados, por un lado los mafiosos que están detrás, organizando todo, y por el otro las familias verdaderamente carenciadas que son utilizadas, y estafadas con el verso de que van a poder comprar su terreno.


Lo que se necesita acá, son políticas públicas serias y efectivas, para resolver la crisis habitacional que tenemos en toda la provincia de Buenos Aires, para los que no tienen trabajo, y para miles de trabajadores para quienes también es algo inalcanzable.

No se soluciona, despilfarrando los recursos del Estado, dándole a cualquier persona el subsidio, no se puede tener la certeza si entre los beneficiarios hay camuflados, los famosos "vivos" que aprovechan la situación para ganar plata de arriba.

Esto es un mensaje sumamente negativo y preocupante de parte del gobierno. Qué pasa con los que laburan todos los días, y mediante el esfuerzo de muchos, pero muchos años pueden cumplir el sueño de conseguir un terreno, construir su casa o comprar un departamento.
O sea, si no tenés terreno, ni casa, pero te esforzás y trabajás para llegar a conseguirlo, no te facilitan nada, nadie te ayuda. Es más, vos estás aportando y pagando impuestos y ese dinero va a manos de delincuentes. No sólo el sistema y el gobierno no te favorece, si no que te perjudica.


Ahora, sí sos un usurpador, que vas y cometés un delito, ocupando ilegalmente la propiedad ajena, enganchando gente vendiendoles parcelas de esa propiedad, tranquilo,, que si hacés eso recibís 300 mil del estado con el mensaje "no lo hagas más".
Para ser más concretos el gobierno Kirchnerista está fomentando las usurpaciones.


El salario promedio de un argentino que trabaja en blanco es de 28.500 pesos por mes, el que comete el delito de usurpación se lleva entre 20 mil y 30 mil pesos más por 6 meses (sin contar otros planes y subsidios que podría recibir) ¿A alguien le parece justo esto?
Por eso digo que estamos en el reino del revés. En Argentina gana más el que usurpa que el que trabaja.


El estado debería estar del lado de los trabajadores, no ponerse en contra de ellos. Es hora de ponerle punto final al populismo que atrasa y premia a los que violan la ley, y como dije antes es momento de empezar a planificar y ejecutar políticas públicas serias y efectivas para terminar con la crisis habitacional.